vía www.lbarroso.com

Muy interesante la ponencia de este profesor colombiano que reflexiona sobre una cuestión clave: si la imaginación de un profesor no da para más, sus alumnos serán meros copistas, transcriptores de información.

Habla de cuestiones básicas para un cambio en la metodología. 

  • La primera de ella es dotar de sentido a lo que hacemos. Los alumnos están desconectados en muchos casos, porque no le ven sentido a lo que les pedimos, ¿quizás por que realmente no lo tiene?
  • “Entregar las llaves”, ceder responsabilidades, dotar de autonomía e involucrar  a los alumnos en acciones que trasciendan en su vida cotidiana y en su comunidad.
  • Colaboración y conversación como método de aprendizaje en el que los roles enseñante-aprendiz se intercambian, en definitiva una humanización de la enseñanza.

También habla de tender puentes a través de las traducciones. Es una lástima que el bajo nivel de inglés, el idioma preponderante en la Red, de una parte del planeta le limite a la hora de acceder al intercambio de información. Mediante trabajo colaborativo podemos construir esos puentes y después cruzarlos en un apasionante paseo más allá de los horizontes locales.

Tras escribir este resumen me doy cuenta de que la ponencia de Diego ha girado alrededor de las tres características básicas de la motivación explicadas magistralmente por Daniel Pink en una charla del TED. A poco que lo pensemos llegaremos a esa misma conclusión: para enseñar/aprender se necesita motivación. Y para motivar hay que dar autonomía, ceder responsabilidades, generar involucración de los participantes en el proceso.
Anuncios