“Puedo enseñar toda la tecnología necesaria a un profesor en una tarde… Pero enseñarle a ceder el control, a dejar de ser el centro del curriculum… eso… lleva más tiempo, años incluso”.

S. Brown presenta una visión de Internet alejada de la ingenuidad y el simplismo. Internet, per se, no hace a la gente más libre.

Acudimos a Internet a buscar nuestra versión de la verdad, nos rodeamos de nuestros afines y les llamamos PLE, dejamos de seguir a aquellos cuyas opiniones no nos gustan. Internet no nos da una visión más amplia de la realidad. Es más, puede reducir la visión crítica. Por ello es tan necesario aprender y enseñar a usarla.

Los alumnos (y por supuesto, antes de nada los profesores y padres) deben aprender a buscar información fuera de los “límites confortables”, a reflexionar sobre esa información.

Brown sugiere una serie de capacidades a adquirir por los estudiantes: El método didáctico debe incluir la investigación de los alumnos, no debe permitirse que el profesor diseñe totalmente el flujo de aprendizaje porque entonces los límites de toda una clase son los de la imaginación de ese profesor; Acabar con el modelo “industrial” jefe-empleados impuesto en la escuela actual en el que el profesor establece el qué, cómo y cuándo, sustituirlo por el modelo de trabajo actual (bueno, el deseable) en el que el trabajador debe ser autónomo y trabajar colaborativamente guiado por un coordinador.

Interesante vídeo, aunque inquietante a ratos (las imágenes de las langostas intercaladas en el discurso me ha desasosegado bastante, he de decir) en el que sale a relucir Hitler y la Bauhaus, Obama, las libertades sociales y la Educación. Extraña mezcla.

Anuncios