Me ha gustado su explicación de la mala aceptación del iPad.

Pero, la idea de fondo de todo esto… no me hace ninguna gracia. ¿Convertir la vida en un juego global en el que todo lo que hacemos es juzgado, medido, bonificado? Uff y ¿quien pone las reglas?