Me ha dado por echarle un vistazo a mi primer blog de aula, del 2005. Muchas cosas no han cambiado: me quejo del canon de la SGAE, del precio de Internet (39 euros, lo mismito que pago hoy), amenazo a los alumnos a diestro y siniestro (leo con horror que los que tengan menos de un 7 de nota tienen que hacer un trabajo en Navidades!).

Y mando este bonito alegato:
"En fin, espero que disfrutéis el blog como una forma de aprender alternativa a la pizarra y al dictado. No sois sujetos pasivos dedicados a escuchar al profesor. Sois alumnos activos, con capacidad para el autoaprendizaje y para crear, así que vamos a empezar a desarrollar esta cualidad. He dicho. "

Qué buen recuerdo guardo de aquel, mi primer año como profe, qué alumnos tan estupendos…

Anuncios