Media_httpglobalvoice_ifyec

Hace unos meses surgió la iniciativa “Bautizo 2.0” que básicamente consistía en introducir en el mundo 2.0 a otro profesor para que se beneficiara del innegable valor de las redes sociales.

En su momento me pareció buena idea, pero visto como evolucionan mis “ahijados” digitales, me siento en la obligación de llamar a la “Excomunión 2.0”.

¿Tus amigos tuitean cada caña que se toman? ¿Cada paella que preparan cada barra de pan que compran? ¿Retuitean cada mensaje que lleva el término ipad? ¿Saludan vía twitter y se despiden antes de ir a la cama? ¿Difunden cada artículo que leen o cuyo título suena interesante?

Si la respuesta es “sí” (y tu amigo no es Ashton Kutcher), debes sacarle del 2.0, desprogramarle, hacerle entender que la mayor parte de los hechos cotidianos son 0.0 (además de intrascendentes) y que no hay necesidad de digitalizarlos. Por él, por su familia y amigos, por todos los que le quieren…. excomúlgale del 2.0 antes de que empiece a publicar sus visitas a Roca.

P.D. 1: Yo le iba a llamar exorcismo 2.0, pero @azud me propuso el término exacto y apropiado
P.D. 2: Esta mañana he tenido que hacer una excomunión de emergencia al ver como un amigo (ejem) empezaba a publicar sus coordenadas vía FourSquare. Le he prestado un LIBRO, a ver si poco a poco…