Esta es una de esas charlas fascinantes que te dejan con sensación de epifanía. “Soy mi conectoma” y aunque la palabra se la debe haber inventado Sebastian, la adopto como inevitable, surgida del magma y materializada tras una gran explicación.

Dicen que algunos libros están escritos para que el que los lea aprenda mientras que otros solo lo están para mostrar que el escritor ha aprendido algo. Pues con las ponencias pasa lo mismo. La de de Sebastian Seung es de las primeras. Seguro que sería (¿es?) un gran profesor. A pesar de ser una eminencia, mejor dicho, por serlo, se tira al fango y consigue explicar de forma sencilla, que no simple, mediante metáforas, imágenes y palabras certeras un concepto complicado.

Soy mi conectoma…. Mis pensamientos, mi alma, mi comportamiento, mis recuerdos, son conexiones eléctricas entre mis neuronas. Aunque tuviera una hermana gemela con ADN  idéntico, nosotras no lo seríamos porque nuestros pensamientos han modelado las conexiones sinápticas de nuestros cerebros de forma diferente y única. Es una idea muy bonita porque implica que los genes con los que naces no determinan en lo que te convertirás. Y no es filosofía, nuestros conectomas son diferentes y esto se puede observar y medir científicamente. Dice Sebastian, de forma poética, que el conectoma es donde genética y comportamiento se encuentran (where nurture and nature meet).

Durante toda la charla pensaba: No quiero que consigan secuenciar los conectomas. No quiero que conozcan el esquema eléctrico de mis pensamientos, cuando lo consigan, cuando quiten capa tras capa de la cebolla resultará que debajo no hay nada. O mejor dicho, no habrá nada más que electricidad. Y yo no seré distinta de Hal, o del avatar de la protagonista de Caprica o de un replicante de Blade Runner.

Pero al final, Sebastian explica como el conocimiento profundo del conectoma humano ayudará a explicar y curar los “cerebros mal cableados” de los enfermos mentales. Y, umm, no me convence demasiado, pero luego pasa a palabras mayores: Si yo soy mi conectoma… y consiguen analizarlo y copiarlo, replicarlo, ¿seré inmortal?

Anuncios