SI bien no hace mucho me declaraba fan incondicional de Delicious , el rumor (que luego resultó falso) de que cerraba me llevó a abrir cuenta en practicamente todo sistema de marcadores sociales. Empecé por los de nombre más exótico, como Licorize, pasé por lo más sofisticado, como Evernote y finalmente volví a la sencillez de Delicious.

Usé Diigo para hacer un backup y ahí quedó la experiencia hasta que hace poco vi un par de iniciativas muy atractivas en marcha, ambas basadas en los grupos de Diigo:

Así que empecé a usar Diigo solo para participar en estas iniciativas pero tras probar las funciones de subrayado y recorte ya no pude volver a Delicious (ahora es mi backup), a pesar de sentir tanto apego por la herramienta que me ha acompañado desde el principio de los tiempos 2.0.

Los grupos Diigo me parecen un punto medio estupendo entre libertad y eficiencia: no son tan estructurados que inciten a alguien a llevar el control perdiendo su cariz colaborativo y al mismo tiempo son una herramienta muy eficaz para localizar/filtrar contenido relevante. Solo hay que ver los estupendos resultados

 

Anuncios