Se empiezan a ver aplicaciones comerciales a los códigos QR. Ubimark produce novelas clásicas en las que añade QR al texto, de forma que los lectores, armados con un móvil, pueden acceder a mapas, vídeos y comentarios de otros lectores. Así se crea una comunidad alrededor de una obra que enriquece la experiencia lectora. La lectura deja de ser pasiva y solitaria y se convierte en una inmersión.

¿Papel + QR o tableta digital? Quizá sea solo un punto de transición antes de que todos nos pasemos al iPad o, quien sabe, quizá su parcial independencia de la electrónica confiera a estos libros enriquecidos un lugar en el panorama del siglo XXI.

Anuncios