Hace tiempo que no me interesan las herramientas nuevas ni las chuches digitales. Conozco las suficientes para tirar de ellas al servicio de la actividad que quiera desarrollar. Mi verdadero foco de interés es la metodología: trabajo colaborativo y creativo, trabajo por tarea y proyecto y desarrollo de capacidades.

En esta última categoría está la actividad Arquitectura de la CPU para el GM de SMR: leer de las fuentes (artículos de revistas de informáticas), extraer lo importante… y contarlo. No parece muy novedoso, y no lo es, pero ¿trabajamos a menudo las destrezas orales de los alumnos? ¿y las de síntesis y filtrado de la información?

El resultado fue una clase fantástica y con unas cuantas sorpresas: alumnos que tras un par de sesiones manejan perfectamente Prezi (los que optaron por Powerpoint no se lucieron tanto, a pesar de trabajar con él durante años no lo dominan), alumnos que ante el tema que les interesa van más alla de lo que se pide y nos dan una clase magistral a los demás, alumnos enganchados en clase que no paran de hacer preguntas a sus compañeros, alumnos que proponen prácticas nuevas, alumnos con talento para la oratoria. Todo ello un viernes, en las últimas hora de la tarde.

Y al final, una clase contenta, que siente que ha aprendido a pesar de que la profe apenas a abierto la boca🙂

Aquí podéis ver un par de ejemplos de las presentaciones: Arquitectura de la CPU (Pablo y Víctor) Arquitectura de la CPU (Darío y Dani)

P.D.: Ninguno de los alumnos necesitó leer de un guión, a lo Naniano.