En la clase de Montaje y mantenimiento informático de Grado Medio les propuse a principio de curso la idea de llevar a cabo un proyecto “creativo”, colaborativo, sin  nota, para ir haciendo durante el curso, parte en clase, parte en su tiempo libre.

Hicimos lluvia de ideas y nos quedamos con dos: un videojuego y una empresa informática solidaria. Del juego hablamos otro día (va viento en popa). El caso es que llevamos varias semanas tirando intermitentemente de ambos proyectos, divididos en dos equipos de trabajo.

El proyecto de empresa solidaria consiste en ofrecer una serie de servicios gratuitos, hardware, software y formación a particulares y ONG’s, de forma que los alumnos pongan en práctica sus conocimientos, ganen experiencia y hagan contactos para su inmediato futuro laboral. Les propuse enfocarlo como “el Zara de la informática”, asequible, a la última moda y enfocado a un nicho comercial concreto, los jóvenes.

Ayer el equipo del videojuego estaba especialmente creativo así que pasé toda la clase con ellos, tratando de atar las ideas que iban surgiendo. Dejé a los otros a su aire y esta mañana, al abrir el correo casi me da un ictus. Se habían puesto a trabajar como nunca antes, pero, como son ellos, a lo loco, desbocados (al parecer inspirados por un reportaje en la tele sobre Pau, un chaval como ellos, creador de Virtual EyeOS). Y lo primero que se les ocurre hacer, es publicar en las redes sociales su oferta de servicio informático gratuito. Parece ser que ya han aceptado el encargo de una web para una monja del Congo. No, no es broma.

Su oferta de servicios es inviable y aburrida (habrá que trabajarla), me han puenteado para contactar al exterior, no han gestionado correctamente las fases del proyecto, empezando antes de tiempo con el marketing… pero… no se les puede acusar de pasividad o falta de implicación ¿no?

El caso es que la gente ya ha empezado ha contestarles en Tuenti, parece que vamos a tener una marea de “clientes”. Ayer les oía hablar de que estaban preocupados decidiendo como se repartirían el trabajo, alguno me preguntó, ahora entiendo que en serio, de como lo iba a hacer si tenían muchos trabajos que hacer entre semana, que él tenía que estudiar y venir a clase.

En fin, ya les he parado esta mañana,  vía mail, Twitter y Tuenti. El lunes hay que reorganizarse. Tengo que hablar con la monja…. Y voy a necesitar refuerzos….