Qué bonita pantomima, vamos a jugar a que unos nos quieren robar nuestros derechos y otros nos defienden pidiéndonos que donemos un día de sueldo para protestar.

Los sindicatos, que viven de los fondos de la administración, le hacen de partenaire. Rajoy, ufano, dice en Bruselas, “por esto me van a montar una huelga general” (léase: que duro que soy, hay que ver que arrestos tengo). Toxo y Méndez, esa pareja cómica, salen cariacontecidos en los medios  para que la plebe entienda que están enfadadísimos. El presidente de la patronal reprime las risas obscenas del que se sienta a su lado tras el anuncio de la reforma laboral, “No te rías que luego dicen que estamos demasiado contentos“. Los sindicatos nos usan como a  soldaditos tontos, amenazan al gobierno con colapsar el país durante un día si… si… si no retiran la reforma. Ejem, la presión ¿no debería haberse cuando tenía alguna posibilidad de éxito, mientras se “negociaba”?¿Quien se cree que vayan a retirar nada a estas alturas?

Ay, si es que este teatrillo no tiene un libreto muy sólido. Es demodé, como de los años 70, casposo, caduco. Y bueno, pues seguro que tiene su público, pero un día de sueldo me parece un precio muy caro para esta obra de tercera.

¿Quieres protestar de una forma efectiva, presionando donde duele? Demuestra que tú ya no vives en el siglo pasado, que no te crees este tinglado, que eres inteligente. Huelga de consumo: no compres, no gastes, salte de la rueda del hamster. No pagues la hipoteca este mes, (no te preocupes por los intereses de la demora, sale mucho más barato que la huelguita)

P.D.: Viendo a los trabajadores de la limpieza de Jerez en Huelga indefinida tras meses de no cobrar su sueldo (como estarán esas familias) sentí una profunda vergüenza, no se si ajena o propia, por la #mareaverde y por las mil excusas para no hacer una huelga como Dios manda, que diría Rajoy: a principio de curso, indefinida, bloqueando la selectividad y el inicio de curso. En vez de huelga, huelguitas de fogueo, que es lo que le gusta a los sindicatos para mantener el teatrillo.