Este curso le estoy dando mucha importancia a la expresión oral. ¿De qué te serviría saber mucho de hardware, o de cualquier cosa, si no sabes contarlo? Tus próximas entrevistas de trabajo ¿van a ser por escrito acaso? Cuando ya por fin estés en una empresa, ¿cómo transmitirás a tus compañeros y jefes tus ideas? 

En esta ocasión he probado con el formato Pecha Kucha: 20 diapositivas, 20 segundos por diapositiva. Un formato muy restrictivo que obliga a:
– Seleccionar y priorizar los contenidos
– Organizar una estructura que te permita contar la información que manejas
– No llenar las diapositivas a reventar porque no da tiempo a contarlo todo
– Ensayar la presentación porque no hay tiempo para las dilaciones, bloqueos… etc.

Cuando la preparaban se quejaron un montón con el típico “Esto lleva mucho tiempo, profe”. Tras hacer la mía reconozco que tenían razón, es más costoso que una presentación normal.

El trabajo se llevó a cabo de forma colaborativa, entre tres o cuatro, el más difícil todavía porque todos debían hablar en la presentación y el resultado debía ser dinámico y fluido (más razones para ensayar). Esta parte fue la más costosa, porque coincidiendo con la ola de calor hubo muchas deserciones en el aula-sauna. Cuando el trabajo se hace un grupo, el que falte un miembro dificulta mucho la tarea y hace surgir discusiones. Nosotros hemos llegado al siguiente acuerdo:

– Los sospechosos habituales se juntarán en su propio grupo (los demás prefieren no trabajar con ellos, claro)
– Si alguien falta un día, debe realizar su parte en casa o…
– Si no colabora, la nota de grupo se dividirá entre un miembro menos. Cero para el que no trabaja, más nota para los que han tenido que hacer un trabajo extra.

Bueno, no es una organización perfecta, pero la hemos acordado y parece que a todos nos gusta tener unas pautas por las que regirnos.

El resultado del Pecha Kucha fue muy bueno. Las presentaciones fueron las mejores del año, incluso los que peor lo hicieron en ocasiones anteriores mejoraron mucho. En general sus presentaciones fueron bastante elegantes y agradables a la vista, la interacción entre los miembros del grupo muy fluida en la exposición. Siete minutos por equipo que consiguieron mantener atentos al resto.

Virus en Internet | Virus en Internet |Virus en redes sociales | Malware en móviles

Creo que el Pecha Kucha es un método estupendo para aprender a presentar. Lo más curioso de todo es que, en general, los alumnos eran bastante reacios a las presentaciones orales. Tras hacer unas cuantas parece que ya lo han asumido. Esta semana, por ejemplo, prepararon un Prezi sobre tendencias hardware y varios de ellos me preguntaron ¿Cuando la presentamos?🙂

Enlace al enunciado de la tarea

P.D.: Yo no ensayé en voz alta, por falta de tiempo, y en la presentación se notó. Pero como los alumnos son prudentes, no dijeron nada.

ACTUALIZACIÓN: La enseñanaza del discurso oral | El País