Cloud Thinking

Ideas vaporosas

La pendiente resbaladiza de la maldad — 18/06/2010

La pendiente resbaladiza de la maldad

Apasionante, sin duda. el famososo experimento de la cárcel de Standford contado por su creador, Philip Zimbardo.

Es espeluznante, trágico y lógico al mismo tiempo: todos (casi) somos heróes o villanos dependiendo unícamente del entorno.

Me parece un buen vídeo para el aula, un punto de partida para un debate en el que seguro que los adolescentes entran al trapo. Y enfocándolo desde lo positivo, ¿por qué no plantear un “se un héroe pequeño durante una semana” y cuenta todas esas acciones que con las que puedes mejorar el mundo?

Anuncios
La capacidad de imitación es lo que nos hace humanos —

La capacidad de imitación es lo que nos hace humanos

Buscan esas diferencias con los otros primates que nos hacen humanos, nuestra singularidad. Y parece ser que esta reside en la especial dotación de nuestra especie para la socialización. Somos los animales más sociables del planeta. Aprendemos más porque nuestra especie es la que más atención presta a los comportamientos de los congéneres.

Nacemos con una característica única entre los primates, la de la imitación extrema. A diferencia de los otros, no solo imitamos las acciones que conducen a conseguir algo concreto, que tienen resultado apetecibles. Lo imitamos todo. Esa es nuestra característica especial. Las neuronas espejo son las encargadas de imitar. No solo copiamos los gestos que vemos, si no que inferimos lo que los motiva (parece ser que los autistas no pueden) y los sentimos. Fascinante.

Hay otras características, a priori más “humanas” que, sin embargo, son comunes a todos los grandes primates: el altruismo y la cooperación. Curioso.

The Secret Powers of Time, Philip Zimbardo — 07/06/2010

The Secret Powers of Time, Philip Zimbardo

El cerebro de los jóvenes está recableado debido a las miles de horas empleadas en videojuegos. Viven gran parte de su tiempo en un mundo que controlan, que se rige por sus decisiones. Su autonomía y su grado de actividad es máximo, y para esa función se moldea su cerebro.

Parece obvio entonces que se aburran en “el mundo real” donde su poder de decisión es mínimo, donde están obligados a una pasividad a la que no están acostumbrados.

Por otro lado, parece que el mundo del que son reyes, alarga más allá de la infancia el tipo de personalidad hedonista y orientada al presente, lo cual choca fuertemente con la escuela, que debe transformales en orientados a futuro (haz esto para conseguir aquello, no hagas eso o pasará aquello)

Y yo me pregunto, ¿las niñas y chicas juegan tantas horas? Si no, querrá eso decir que su recableado será diferente, quizás cambiarán menos que sus compañeros? ¿deberíamos los adultos jugar más?¿Alguien me recomienda un buen videojuego? Pistas: me aburro con facilidad en tareas rutinarias (así que nada de buscar oro o talar árboles), no me desanimo fácilmente en tareas difíciles. Los de matar aliens también me podrían encajar, deben relajar mucho…